Acabamos de conocer el fallecimiento de nuestro gran amigo y colaborador de EncuentroMadrid, el sociólogo Mikel Azurmendi.
El encuentro con Mikel ha sido una de las historias más bellas y significativas en el recorrido de EM, una historia de libertad y de razón por la que nos sentimos profundamente agradecidos.
Azurmendi nos aportó el conocimiento propio de su ciencia, pero sobre todo, la sencillez de un corazón dispuesto a sorprender la verdad más allá de los esquemas legítimamente acuñados a lo largo de su vida.
Estaba dispuesto a aprender de cualquiera, y por eso nos ha enseñado tanto. Su testimonio públicamente ofrecido confirma la hipótesis con la que iniciamos y mantenemos la aventura del EM: que una presencia cristiana sin reducciones puede valorar y rescatar las preguntas e intuiciones, incluso las rebeldías, de los hombres y mujeres de nuestra época.
Encomendamos a Mikel a la Misericordia que él mismo descubrió hecha carne en el último tramo de su vida.

EncuentroMadrid

FacebookTwitterPinterestWhatsAppShare