Edición 2020

Cartel y Lema Programa Galería Videoteca Comunicado Final
Edición 2020
¿En quién podemos confiar?La pandemia del coronavirus nos ha pillado desprevenidos, nos ha explotado en la cara interrumpiendo sin pedir permiso los planes y quehaceres cotidianos de cada uno. Al dolor por la enfermedad y la muerte de tantos, también de familiares y amigos queridos, se une la incertidumbre por la situación económica y laboral. ¿Quién cuida de la gente necesitada, de las familias que no tienen nada que comer? ¿Quién acompaña la soledad de los enfermos?

Mientras buscamos respuesta a estas preguntas somos testigos de la incapacidad política ante este desafío de la realidad, y la sospecha y desconfianza -que ya convivían con nosotros- se imponen como forma de afrontar la vida. Pero bajo la costra de esta posición, surge invencible el deseo de poder confiar, de poder descansar en relaciones verdaderas y estables que nos ayuden a entrar con decisión en las circunstancias. En realidad, la vida cotidiana, especialmente en este tiempo, se hace imposible sin un cierto nivel de confianza que opera más allá de los esquemas ideológicos.

La dificultad para confiar está relacionada con la niebla actual respecto al sentido de la vida y con la falta de una memoria agradecida, que tiene que ver con la disolución o el debilitamiento de las relaciones familiares y de amistad. Sólo quien ha experimentado el bien y la bondad en su propia historia puede confiar y esperar. La confianza tiene su propia dinámica humana, relacionada con la razón y la libertad, por eso en esta edición de EncuentroMadrid nos preguntamos “¿En quién podemos confiar?”. Estamos convencidos de que la lealtad a la propia experiencia humana abre la posibilidad de una confianza que sostenga el camino de la vida en todas sus dimensiones: familia, trabajo, comunicación social, convivencia civil y política.

En EncuentroMadrid 2020 queremos sorprender y describir, sin ingenuidad, la solidez humana y las razones de una confianza necesaria para amar, para trabajar y para construir la ciudad común. La confianza es posible y razonable porque la realidad no es absurda, sino que desvela un significado bueno que apunta más allá de nuestros cálculos estrechos. Eso es lo que queremos verificar con todos los que quieran encontrarnos un año más.
« de 2 »
22 NOVIEMBRE 2020La situación de pandemia mundial en la que nos encontramos ha despertado muchas preguntas acuciantes, entre ellas la del lema de la edición 2020 de EncuentroMadrid: ¿en quién podemos confiar?
A pesar de la incertidumbre respecto de las circunstancias en las que se ha preparado y desarrollado esta edición, teníamos la convicción de que volver a organizarlo resultaba más útil y necesario que nunca para experimentar, una vez más, que la confianza es necesaria para amar, para trabajar y para construir la ciudad común.
Nos habíamos propuesto en este EncuentroMadrid 2020 identificar y comprender las razones para una confianza verdaderamente humana, que no tiene nada que ver con la ingenuidad ni con la credulidad.
En diálogo con personas de diversas procedencias culturales hemos comprendido mejor la dinámica de la confianza, que pone en juego la razón y la libertad de cada uno y que nace de la relación de dependencia que nos constituye. Este ha sido también un diálogo entre nuestra experiencia cristiana, el pensamiento ilustrado y las preguntas y búsquedas de nuestros contemporáneos.
En último término, confiar es posible y razonable porque la realidad no es absurda, sino que pone de manifiesto un significado y un designio bueno para cada uno y para el mundo, más allá de todas las incertidumbres históricas en las que nos vemos inmersos. Esta dinámica de la confianza requiere de personas capaces de testimoniar el sentido de la vida y de suscitar una auténtica educación, que no puede ser reducida a ideología ni acaparada por el Estado, como estamos viendo estos días con la nueva ley de educación.
La amistad que sostiene cada año EncuentroMadrid, y que se amplía gracias a nuevos encuentros inesperados con personas de las más diversas tradiciones, es fruto de esa confianza que deseamos poner en juego en nuestra historia presente, para contribuir a una verdadera convivencia civil.