Robótica, Industria 4.0, Industria 5.0, digitalización, Big Data, 5G, Internet of Things e Inteligencia Artificial (IA) son algunos de los nuevos términos con los que convivimos desde hace algunos años entre el estupor y la fascinación de algunos y el miedo y la imaginería de ciencia ficción de otros. Hablamos de todo ello como algo del futuro, o quizá como del futuro que ya ha llegado.

Leemos noticias acerca de vehículos sin conductor, de frigoríficos que hacen la compra, de dispositivos visuales que combinan la realidad virtual con la realidad real, de implantes con forma de flexo para recuperar la vista, de exoesqueletos que hacen andar a los que no podían, etc. Nos preguntamos cómo van a cambiar las vidas humanas en las próximas décadas mientras, ya hoy, nuestros teléfonos móviles nos dicen cada mañana cuánto se tarda en llegar al colegio de los niños sin que se lo hayamos preguntado, Alexa habita cada vez en más hogares, los controles policiales de los aeropuertos se van despoblando de agentes en favor de sistemas automáticos de reconocimiento facial y dactilar, nuestras compras online ya no son búsquedas sino sugerencias (¿de quién?) en forma de anuncio que parecen saber qué queremos mejor que nosotros mismos y así una larga lista de ejemplos cotidianos que demuestran que ya vivimos en esa nueva era.

Foto: Samuel Zeller

La Compañía de las Obras y EncuentroMadrid han querido abordar todas estas cuestiones en una mesa redonda titulada “El factor humano de la Inteligencia Artificial” con el objetivo de entender mejor qué significan todos esos términos a los que nos referíamos antes, queremos hacernos una idea de cómo va a cambiar el mundo en los próximos años, qué impacto va a tener la IA en nuestras vidas, qué nuevos límites técnicos y científicos podremos afrontar. También buscaremos acercarnos a las cuestiones de fondo que abordan el factor humano de esta nueva revolución para saber qué nivel de autonomía conseguirán los nuevos desarrollos artificiales y, en última instancia, si servirán al crecimiento de las personas.

Emprenderemos este viaje con tres formidables ponentes: Josè CottaHead of Industry 5.0 en la Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea -, Javier Ortega – Vicerrector de Innovación, Transferencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Madrid – y Elena González-Blanco – Directora General para Europa de Cover Wallet y experta en inteligencia artificial e innovación digital -.

Cotta nos ayudará a comprender la definición de Inteligencia Artificial que la Comisión Europea, a través de un grupo de expertos, lanzó la pasada primavera; en ella se desglosan diferentes pasos y conceptos como sensores, percepciones, toma de decisiones, aprendizaje-machine learning, robótica, autonomía, etc.; todo ello bajo un enfoque “humano-centrista” ¿Qué quiere decir este enfoque? ¿Se trata de una tutela de derechos o de algo más? Las preguntas sobre el trasfondo de la Inteligencia Artificial son inagotables desde los puntos de vista económico, ético, jurídico y antropológico.  El documento definitorio antes referido (A definiton of Artificial Intelligence: main capabilities and scientific disciplines) dice que es más preciso  hablar de racionalidad que de inteligencia, un concepto vago para psicólogos, biólogos y neurocientíficos. La racionalidad sería “la habilidad para elegir la mejor acción a tomar con el objeto de alcanzar un cierto objetivo, conforme a una serie de criterios a optimizar y a los recursos disponibles.” ¿Sería por tanto ésta una definición completa de la razón humana? ¿Sería posible reproducir, en consecuencia, los mecanismos de la razón humana? Para Luigi Giussani, la razón era “el factor distintivo de ese nivel de la naturaleza al que llamamos hombre, a saber, su capacidad de darse cuenta de la realidad conforme a la totalidad de sus factores”. Si usamos esta definición para establecer una diferencia entre razón y raciocinio, entre razonabilidad y racionalidad, ¿nos encontraríamos entonces ante la última -e inexpugnable- frontera de la Inteligencia Artificial?

Hace algunas semanas intervenía en el Meeting de Rímini Paolo Benanti, académico de la Pontificia Academia por la Vida, en una mesa redonda sobre Inteligencia Artificial junto al Presidente de IBM Italia y a un profesor del Politecnico di Milano. Para Benanti, hay tres niveles de aproximación cuando hablamos de “personalidad electrónica”; el primero es tecnológico – cómo construir máquinas que puedan llegar a ser autónomas -, el segundo es ético y se refiere a la responsabilidad de esas máquinas, y el tercero aterriza en la regulación jurídica de las mismas. El académico concluye que el escenario que abre la Inteligencia Artificial es tan novedoso que las categorías tradicionales que conocemos no son suficientes para entrar en relación con ella y, por tanto, hemos de buscar nuevas soluciones.

Ante este océano de posibilidades y preguntas, Javier Ortega y Elena González-Blanco nos contarán los desarrollos de su trabajo y cómo la Inteligencia Artificial está ya en nuestras vidas. El primero es uno de los mayores expertos a nivel mundial en reconocimiento de patrones biométricos para aplicaciones de seguridad, biomédicas y del ámbito fintech, campos en los que ha dado servicio a importantes empresas tecnológicas y de telecomunicaciones, así como a los ministerios de Interior y Defensa. Por su parte, Elena González-Blanco, es una especialista e investigadora de prestigio internacional en el ámbito de la tecnología lingüística. Su experiencia profesional en el campo de la Inteligencia Artificial para Cover Wallet y anteriormente para Indra, así como sus actividades de investigación y desarrollo – donde destaca la fundación del primer Laboratorio de Innovación en Humanidades Digitales Hispánicas-, le han valido significativos reconocimientos como ser elegida número #1 en el Ranking Choiseul 2018 “Líderes Económicos del futuro de España” y seleccionada como una de las Top 100 mujeres de España en las ediciones de los tres pasados años en el certamen www.lastop100.es.

“El factor humano de la Inteligencia Artificial” será el sábado, 5 de octubre en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid a las 18 horas. Llegaremos cargados de preguntas que tres excepcionales panelistas nos ayudarán a responder a la vez que, muy probablemente, nos abran a nuevas cuestiones e interrogantes antes inimaginables para nosotros.

 

Lucas de Haro

Miembro de la Junta Directiva de la Compañía de las Obras

 

FacebookTwitterPinterestWhatsAppShare