“El hombre necesita perdonar, es una necesidad que nace de sus entrañas.” Así me lo dice Mikel Azurmendi al otro lado del teléfono, y me lo dice con la fuerza y la pasión con la que abraza siempre la realidad. “El hombre necesita perdonar.” No lo dice cualquiera: a él lo torturaron durante varios días en su casa los que habían sido sus amigos, sus compañeros, por los que se había jugado tantas veces el pescuezo en los años anteriores.…