En sus 15 años de historia, este encuentro cultural ha sido sostenido por la gratuidad de más de 7.000 personas que han entregado su tiempo y disponibilidad para “construir la ciudad común”.

“Trabajo en EncuentroMadrid porque nunca he visto una manera de trabajar igual. Estos días me descubro dando la vida contento, de forma que la medida no es el cansancio sino que lo que sucede no depende de mí. Esto se convierte en una promesa enorme a la hora de volver al día a día”. Este es el testimonio de Miguel Calavia, uno de los 600 voluntarios que año tras año han contribuido, con su gratuidad, a construir este evento cultural cuenta con cerca de 18.000 asistentes en cada edición.

¿Es posible sostener un fin de semana de conferencias, exposiciones, espectáculos y mesas redondas con el trabajo de voluntarios? Responde Rafael Gerez, presidente de EncuentroMadrid: “Este es un lugar de encuentro para todos, y quienes vienen a EncuentroMadrid se topan con una novedad: precisamente, con la experiencia del don, de la gratuidad, de la relación del tú a tú. Este evento tiene lugar precisamente porque lo construimos entre todos, profundizamos en lo que vivimos, y nuestra implicación no se funda en grandes discursos, sino en dar la vida y ponerla en juego en todo lo que hacemos”.

Cada año, más de 600 voluntarios venidos de todas partes (Italia, Estados Unidos, Portugal, Reino Unido…) se involucran en el trabajo de EncuentroMadrid. Distribuidos en distintas comisiones -Comunicación, Montaje, Espacios, Espectáculos, Infantil, Patrocinio, Sala Vip, Secretaría, Exposiciones, Imagen y Sonido…), los voluntarios organizan todo el trabajo, desde la coordinación de un encuentro hasta el servicio de limpieza, desde la concepción del programa hasta la venta de tickets de comida, desde la redacción de las noticias hasta el servicio de orden. “Una de las razones por la que soy voluntario y por la que vuelvo año tras año es porque trabajando en EncuentroMadrid hago experiencia de que mi vida se hace realmente atractiva y grande cuando la doy”, afirma Juan García de Vinuesa, responsable de la comisión de Restauración.

Y aunque en su origen EncuentroMadrid nace de la experiencia cristiana de un grupo de amigos, está abierto al mundo: cualquiera que lo desee puede participar convirtiéndose en voluntario en aquello que más le llame, sin importar su capacidad, su fe o su edad. De hecho, cada año EncuentroMadrid cuenta con voluntarios cuyas edades van desde la etapa universitaria (en su mayoría) hasta la edad adulta. Porque, como dice José Llano, otro de los voluntarios, “EncuentroMadridtiene un interés y un valor como iniciativa cultural, popular, idealmente abierta a todos y a todo”.

FacebookTwitterPinterestGoogle+WhatsAppShare